Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
ISRAEL TURISMO
LAS MEJORES OFERTAS DE VIAJES SERVICIO Y SEGURIDAD TURISMO PERSONALIZADO ATENDIDO POR ENRIKO PEKER Y LUIS KOHEN EILAT ISRAEL.TL 08-6325605.CELURAR.052-7352908 .pekersinai@yahoo.com.9688ENTRADAS
22 de Noviembre, 2008    General

INVESTIGACION


En una investigación histórica, cualquiera sea el fenómeno en estudio, el análisis y la interpretación de las fuentes, es un procedimiento fundamental para comprender y explicar la estructura y funcionamiento de las entidades socio-culturales que produjeron esas fuentes, es decir el ordenamiento social, intereses económicos, ideas, influencias externas y todos los hechos y fenómenos históricos que influyeron en su conformación y desarrollo.

El primer paso dentro de esta metodología es la revisión exhaustiva de las fuentes, proceso que recibe la denominación de “crítica de fuentes”, estableciendo su veracidad, contemplando su carácter primario o secundarios y estableciendo el contexto histórico en el que estas pudieron surgir.

Es en el ámbito de la historia antigua, específicamente en la historia del cercano oriente, donde durante la mayor parte del siglo XX se dejaron de lado estas premisas fundamentales de toda investigación histórica moderna. La utilización como fuentes confiables de los escritos que conforman el antiguo testamento, con el objeto de describir los aspectos sociales, políticos y económicos de Israel en la antigua Palestina, es donde queda patente esta falencia metodológica, en que los investigadores- arqueólogos han sido incapaces de desarrollar una perspectiva crítica, que integre los datos lingüísticos-textual y arqueológicos en una síntesis histórica depurada de elementos ajenos al ámbito de la investigación arqueológica-histórica.

Son precisamente estos elementos, de gran peso aun en nuestros días, como es la fe judeocristiana y la influencia socio-cultural de los escritos bíblicos, además de las necesidades político-territoriales del moderno estado de Israel, las que han condicionado en el público general y en una buena parte del mundo académico, una visión equivocada de la historia de las sociedades del oriente próximo entre la tardía edad de Bronce y la finalización de la edad de Hierro (1550-540 a. de C).

Las consecuencias de este hecho es la falta de una actitud crítica hacía la estructura general en que se basa la ideología judeocristiana, entiéndase esto como discurso religioso y carácter moral de las instituciones que forman parte de esta estructura.

Es así como las investigaciones históricas del Israel en la antigua Palestina parten de la premisa intocable de que los hechos relatados en el antiguo testamento son históricamente verdaderos. Desde el inicio de la investigación arqueológica en Palestina se le llamo “arqueología Bíblica”; esto porque los primeros Arqueólogos eran optimistas respecto a que las excavaciones de los sitios arqueológicos llamados “tell” revelarían la veracidad de los relatos bíblicos.

El padre de la Arqueología moderna en Palestina Sir Flinders Petrie (1853-1942) utilizando novedosas técnicas se introduce en el campo de la “arqueología Bíblica” realizando sus trabajos en Tell el-Hesi que el identificó erróneamente con el emplazamiento bíblico de Laquish. Petrie fue el primer arqueólogo que introdujo técnica de datación conocida como “tipología cerámica" y la estratificación, con lo que esta disciplina dejo de ser una simple empresa de cazadores de tesoros para transformarse en una disciplina con carácter científico.

Otro personaje dentro de esta corriente fue William F. Albright (1891-1971). Sus excavaciones en Tell Beit Mirsin entre 1926 y 1932 lo llevo al perfeccionamiento del análisis por medio de la tipología cerámico que junto con su manejo de la estratigrafía del yacimiento permitió revolucionar el marco cronológico para la edades del Bronce y del Hierro (3.300-540 a. de C.). Albright pensaba que sus descubrimientos arqueológicos estaban confirmando detalladamente muchas de las afirmaciones históricas de la Biblia.

A los anteriores arqueólogos continuaron G. E. Wright, que popularizó los planteamientos de Albright y el reconocido Benjamín Mazar, entre otros.

Todos estos Arqueólogos, con sus trabajos han contribuido al errado reconocimiento de la Biblia como fuente histórica. Esto ha dado al surgimiento de una historiografía tradicional que forma parte del conocimiento que se entrega en la mayoría de las universidades y por cierto en los establecimientos secundarios.

A modo de prueba invito al lector a tomar cualquier texto escolar que trate de esta materia y vera como lo que se les entrega a los alumnos es un resumen de la historia bíblica, ignorando los nuevos descubrimientos e investigaciones que tratan el tema desde una nueva perspectiva, sin la visión sesgada antes expuesta.

Esta nueva perspectiva, que pretendo describir en este ensayo, tiene sus raíces en la “Nueva Arqueología”, que desde aproximadamente 1970 ha venido a revolucionar la arqueología en Palestina, gracias a un nuevo paradigma que pone énfasis en la multidisciplinariedad, haciendo de esta disciplina  una labor conjunta de diversas áreas de las ciencias como la Botánica, la zoología y la geología...

A la vez el abandono que algunos Arqueólogos como W. G. Dever proponen hacer del término "Arqueología bíblica" por nuevas denominaciones tales como “arqueología del Oriente Próximo”, o la más acertada “arqueología sirio-palestina”, han llevado a desconectar la labor arqueológica propiamente tal, de las narraciones bíblicas, dejando en claro la total incongruencia de utilizar la Biblia como referente en toda investigación que se lleve en los yacimientos del área del cercano oriente.

Las excavaciones de los últimos veinte años han provocado un cambio en la arqueología de Palestina y Siria, al entregar una visión holística de las sociedades y culturas que se desarrollaron, y por sobre todo, la elaboración de nuevas interpretaciones de áreas temáticas particulares como es “la conquista de Canaán” por Israel o el origen de los israelitas.

En resumen, se ha comprobado que la Biblia es una redacción que no contiene un testimonio contemporáneo de los acontecimientos que describe y que refleja las ideas e intereses de un grupo religioso y político de un periodo posterior, ya sea después de la caída de Israel (720 a. de C.) o postexílico (587 a. de C.).

Esta naturaleza literaria ideológica de la Biblia ha entrado en contradicción con los datos arqueológicos, que rechazan su valor histórico y que el optimismo de los arqueólogos de la primera parte del siglo XX se ha mostrado errado, porque como dice el profesor Laughlin: …”debe admitirse que la arqueología sencillamente no ha hecho por la Biblia lo que antiguos colegas profesionales esperaron que hiciese. Para un no creyente este hecho no es particularmente problemático. Pero para aquellos que hacen suyo el judaísmo o la fe cristiana, el consenso que se está desarrollando hoy en arqueología así como en los estudios de crítica literaria da lugar a muchas y agudas cuestiones acerca del uso de la Biblia como fuente de verdad religiosa”[1]  ..

El título que lleva este ensayo esta tomado del libro del Profesor John C H. Laughlin, que como escribe, al inicio de su introducción, “…se ocupa de la Arqueología de campo tal y como se practica en el Oriente Próximo, particularmente en el moderno estado de Israel, y de sus implicaciones a la hora de leer y comprender la Biblia”[2].

Esta obra es una descripción sintética pero detallada de los métodos, técnicas y procedimientos de la actual disciplina arqueológica. No obstante lo más destacado es la exposición descriptiva de Palestina desde el Neolítico hasta el final de la edad de Hierro II (8.500–550 a. de C.) a la luz de los más recientes descubrimientos arqueológicos y comparando la visión de los “arqueólogos tradicionales” (en la actualidad hay un grupo de arqueólogos que continúan con la tendencia de ligar todos los descubrimientos arqueológicas con los testimonios de los textos bíblico, el más representativo de estos es la arqueóloga E. Mazar[3]) con la de los “nuevos arqueólogos” , entre los que se encuentran los destacados investigadores Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman[4] de la Universidad de Tel Aviv y W. G. Dever de la Universidad de Arizona.

Mi intensión en este ensayo es hacer un resumen de las investigaciones que han realizado los arqueólogos de esta nueva visión, en relación con los principales temas bíblicos como es la existencia histórica de los patriarcas, el éxodo y los orígenes de los Israelitas, así como el aporte de los historiadores frente a estos temas Tomando como referencia las dos obras mencionadas al pie de página. Esta primera parte esta dedicada al tema de los patriarcas, su existencia y vinculaciones con una ideología política propia del siglo VIII, como es el ideal de un Israel unificado. En la segunda parte me dedicare a demostrar la falsedad histórica del éxodo a través de las últimas investigaciones así como las diferentes tesis que se plantean para la aparición del pueblo de Israel en la meseta central de Palestina.

 

Los Patriarcas

Hasta hace un par de décadas los historiadores y arqueólogos bíblicos situaban el relato de los patriarcas en la edad del bronce Medio (2000-1550 a. de C). Albright el precursor de esta teoría, hacía coincidir la bajada de los Patriarcas a Canaán desde Mesopotamia con la migración Amorrea, colocando como fundamento histórico las insólitas costumbres matrimoniales y la legislación relativa a la adquisición de tierras, similares a las de la sociedad mesopotámica del II milenio a. de C. De Vaux, si bien concluyó que era imposible dar fechas exactas para la primera ocupación de Canaán por los patriarcas, esta debió ocurrir en algún período de la Edad del Bronce Medio. A. Mazar ha comentado que el cuadro social, político y económico que describe el génesis concuerda con los descubrimientos arqueológicos fechados para la edad del Bronce Medio.

El primer quiebre que tuvo esta teoría provino de los investigadores T. L. Thompson J. Van Seters, quienes cuestionaron la historicidad de los relatos patriarcales, colocando la redacción de estos en el período postexílico, abriendo con ello un amplio debate. Las primeras críticas apuntaban a la datación e historicidad de las narraciones, tomando en cuenta la problemática que plantea la cronología dada por los propios autores bíblicos. La vida extremadamente larga de los patriarcas; Abraham vivió 175 años[5] , Isaac 180 años[6], Jacob 147 años[7] y José 110 años[8]  . Si tomamos al pie de la letra estas longevas vidas, es imposible conciliarlas con los datos arqueológicos provenientes de miles de tumbas y enterramientos datados incluso en una fecha anterior a la fecha estimada tradicionalmente para los patriarcas y que sugieren que la esperanza de vida de los habitantes del Bronce era de menos de cincuenta años.

No obstante las críticas más interesantes provienen de los arqueólogos Finkelstein y Silberman. Para estos investigadores la supuesta migración hacia el oeste de tribus provenientes de Mesopotamia hacia Canaán, tal como lo expusiera Albright, carece de fundamentos arqueológicos, pues no hay ningún indicio que señale que durante el Bronce medio se produjeron masivos desplazamientos de población desde el este con destino a Palestina. Por otra parte la relación que establece Albright, entre la legislación mesopotámica y las costumbres seguidas por los patriarcas, es tan vaga, que puede referirse a cualquier época. Para estos autores la fecha de redacción del relato de los patriarcas debería situarse hacia el siglo VII, en base a los mismos datos que aportan los relatos bíblicos. Un ejemplo sería la actividad de los ismaelitas[9] como comerciantes caravaneros. Los camellos medio de transporte fundamental en el desplazamiento de personas y el transporte de mercancías por el desierto, no se domesticaron antes del años 1000 a. de C. y su uso masivo como animal de carga en el medio oriente no se inicio sino varios siglos más tarde, precisamente alrededor del siglo VII a. de C., como lo confirma la datación de los huesos de camellos adultos encontrados en Tell Iamnia, un importante centro Caravanero situado en la costa meridional de Israel, entre el Mediterraneo y Arabia. Los mismos productos que llevaban a vender los ismaelitas a Egipto, aparecen en los archivos Asirios de los siglos VIII y VII a. de C., como parte del comercio que realizan los comerciantes árabes bajo el control del imperio asirio. Otro dato aportado por los mismos relatos bíblicos  es cuando Isaac encuentra a Abimelec, rey de los Filisteos en Gerar[10]. Los filisteos, población procedente del Egeo o de las costas del Asia Menor, se asentaron en la costa de Canaán a partir del siglo XII a. de C. La ciudad de Gerar (Tell Hazor), era una aldea insignificante durante la edad del hierro I (1200-1000 a. de C.) hasta que a finales del siglo VIII y comienzos del VII a. de C. (Correspondiente a la primera parte de la edad de Hierro IIC) adquiere importancia como ciudad administrativa fortificada.

La combinación de todos los elementos anteriores, llevan a proponer a los investigadores Finkelstein y Silberman el siglo VIII o VII como fecha de redacción de las historias biblicas de los patriarcas, fecha que se confirma en las narraciones del génesis que describen el mapa del próximo oriente desde los puntos de vista de los reinos de Juda y de Israel de los siglos VIII y VII. Estos relatos muestran una familiaridad con los lugares de los Imperios Asirios y Babilónicos desde el siglo IX al VI a. de C. Por ejemplo se menciona a Asiria con relación al rió Tigris[11] y a dos capitales del Imperio Nínive, que lo fue durante el siglo VII a. de C. y Cala, la anterior[12].

En segundo lugar, estos arqueólogos ven en la relación que hacen los relatos bíblicos entre Abraham y hebrón, la ciudad más antigua de Juda, un intento de mostrar la primacía de juda en los tiempos más antiguos de la historia de Israel[13]. El reino de Juda hasta el siglo VIII a. de C., solo contaba con una población insignificante y Jerusalem era una pequeña ciudad del altiplano. Su aumento demográfico se produjo después de la destrucción del reino de Israel por los Asirios en el año 720 a de. C.. Durante el Siglo VIII a. de C. , Israel desarrollo sus instituciones políticas y se convirtió en una importante potencia militar y comercial de la región[14]. Su destrucción y la migración de gran parte de su población hacia Juda se interpreto como una señal de que Dios desde la época de los patriarcas quería que el pueblo de Israel gobernase en toda la tierra de Israel, siendo el reino de Juda luego de la destrucción del Reino de Israel  la heredera natural de los territorios israelitas. De esta manera Juda se transforma en el centro de la idead Panisraelita. Según Finkelstein y Silberman la historia de los patriarcas no es mas que una piadosa prehistoria de Israel en la que Juda es el centro, de esta manera las narraciones patriarcales no son más que un tentativo literario por redefinir la unidad de Israel.

No hay forma de utilizar la arqueología para confirmar la historicidad de las narraciones patriarcales o para establecer fechas aproximativas para los hechos patriarcales. Como lo explica Finkelstein: “Casi todos los puntos de vista, histórico, psicológico, espiritual de los patriarcas son potentes creaciones literarias”.

De tal forma nuestra manera de entender estas historias debiera cambiar, pues “si la fe de Israel no se funda sobre la Historia, tal fe es errónea y, por tanto, lo es también, nuestra fe” (Vaux).

Palabras claves
publicado por turisrael a las 15:35 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

ENRIKO PEKER

turismo israel jordania egipto

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Septiembre 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (144)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad