Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
ISRAEL TURISMO
LAS MEJORES OFERTAS DE VIAJES SERVICIO Y SEGURIDAD TURISMO PERSONALIZADO ATENDIDO POR ENRIKO PEKER Y LUIS KOHEN EILAT ISRAEL.TL 08-6325605.CELURAR.052-7352908 .pekersinai@yahoo.com.9688ENTRADAS
17 de Noviembre, 2008    General

JERUSALEM HISTORIA


Resumir en pocas páginas cuatro mil años de historia no es un cosa muy sencilla. Sobre todo porque el pasado de Jerusalén cuenta numerosos y complicados acaecimientos.

Jerusalén, situada en los montes de Judea, es una ciudad sagrada para la humanidad. Es El Kuds, la Santa, para los musulmanes; la ciudad de la Paz, Yerushalaim, y la capital desde los tiempos del rey David, para los hebreos; es el lugar de la Pasión y de la crucifixión de Jesús para los cristianos. Ciudad de la paz: pero ¡qué pocos fueron, durante los siglos, sus períodos de paz! Jerusalén fue invadida y saqueada por egipcios, babilonios, griegos, romanos, persas, musulmanes, cristianos, mamelucos y turcos.

El primer núcleo habitado de Jerusalén surgió en la colina en el sur de la explanada del templo que Josefo Flavio menciona como Ofel. Allí vivía una tribu cananea dicha de los jebuseos. En el segundo milenio apareció con el nombre con el nombre de "Ursalim" en un Texto" de Execración egipcio, una larga lista de las ciudades sumisas a la potencia faraónica. En el año 1000 a. C. David conquista Jerusalén y adquiere del rey jebuseo Arauna una zona en la cima del monte Moria, donde levanta un altar al Señor y donde traslada de Hebrón el Arca de la alianza, símbolo de la unión entre Dios y su pueblo. Había acompañado el pueblo de Israel durante todas sus peregrinaciones en el desierto y las batallas antes de llegar a la Tierra Prometida.

Salomón, hijo de David y Betsabé, escoge otra vez el monte del Moriah para construir, hacia el 950 a. C., el Primer Templo. El Templo será destruido pero la sabiduría de quien lo había hecho edificar quedará en los siglos futuros. Después de la muerte de Salomón, la discordia baja entre las tribus y el reino se divide en dos partes: al norte él de Israel, al sur él de Judá, con su capital, Jerusalén. El reino de Israel cae durante un breve tiempo bajo el dominio de los asirios, volviéndose una simple provincia; él de Judá resistió al rey Senaquerib en el 701 a. C. Pero fue conquistado más tarde en el 587 por el babilonio Nabucodonosor. Este saqueo la ciudad, destruyó el Templo y desterró a Babilonia a miles de hebreos. El cautiverio babilonio duró casi cincuenta años, hasta que Ciro el grande, rey de Persia, no sometió babilonia, permitiendo a los hebreos volver a la tierra de Judá. Un siglo más tarde aproximadamente, el profeta Nehemías y el escriba Esdras se ocuparon de la reconstrucción del Templo y de las murallas de Jerusalén; los trabajos fueron llevados al término en un tiempo récord. Con la llegada de Alejandro Magno, en 333 a.C. empieza una época de helenización del país y la infiltración de las ideas paganas de Grecia en la cultura hebrea da origen a graves desbarajustes. Cuando el emperador Antíoco Epifanes IV declara divina su propia su propia naturaleza y manda a los hebreos para que le sacrifiquen cerdos en sus altares, se manifiesta la insurrección de los Macabeos que se concluye con la expulsión de los griegos (Selyucidos) de Jerusalén en el 164 a. C. En el siglo sucesivo el país fue gobernado por los reyes de la dinastía hasmonea. Cuando Pompeo, en 63 a. C. Llegó con sus legiones a Jerusalén el país (entonces constituido por Judea, Samaria, Galilea, Golán y Negev) fue anexado al Imperio romano. En el 37 a. C. El Senado de Roma elige al rey Herodes, llamado el Grande. A pesar del rencor que la población le llevaba, fue él que dio un nuevo esplendor a la ciudad; hace ampliar y reconstruir e templo y embellece Jerusalén con notables edificios monumentales.

Después de su muerte, en el año 4 a. C., se parte el reino entre sus tres hijos. Durante el reinado de Herodes Antipas, por orden del Procurador romano Poncio Pilatos, Jesús fue crucificado en Jerusalén.

Las frecuentes y sangrientas rebeliones hebreas contra los abusos romanos provocaron la destrucción del templo de Herodes querida por Tito en el 70 d. C. Sesenta años después, para sedar la revuelta dirigida por el hebreo Bar Kochba, Adriano echa Jerusalén al suelo y sobre sus restos erige una nueva ciudad con el nombre de Aelia Capitolina, donde el acceso a los hebreos era absolutamente prohibido. Contemporáneamente cambia también de nombre el país, volviéndolo en "Palestina".

La mayoría de los hebreos es obligada a partir por la carestía, las persecuciones y la imposición de graves impuestos. Es el comienzo de la Diáspora del pueblo hebreo en el mundo.

Con la conversión al cristianismo del emperador Constantino, a principios del siglo IV, empieza la época bizantina. Jerusalén se vuelve cristiana, alrededor del Santo Sepulcro. Los persianos, con su jefe Cosroé II, invaden la ciudad, destruyen el Santo Sepulcro y deportan la mayoría de la población, en el año 614 d.C. Después de veintitrés años, Omar conduce los musulmanes a la conquista de Jerusalén. Durante los cuatro siglos siguientes Jerusalén se vuelve islámica y recibe el nombre de "El Kuds", la Santa. Según el Corán, también Abraham, David y Salomón eran profetas antes de Mahoma. La tradición de la ascensión al cielo de Mahoma está ligada a la explanada del templo, donde más tarde se erigieron la Cúpula de la Roca y la mezquita de El-Aqsa respectivamente en 619 y 703 d.C.

En 1099 los Cruzados llegaron de Europa para librar los lugares santos de los infieles. Conquistan Jerusalén y empiezan a reconstruir inmediatamente el Santo Sepulcro. Jerusalén se transforma en una ciudad de iglesias y monasterios, hasta la reconquista de parte del Saladino en 1187. Otra vez en manos cristianas hasta finales del siglo XIII, Jerusalén pertenece luego a los turcos que la tendrán durante muchos siglos en una situación de decadencia y de pobreza, y su población bajará hasta sólo 11.000 habitantes.

Sucesivamente a la guerra de Crimea, se verifica un nuevo interés hacia la Tierra Santa. En 1860 comienzan a formarse los primeros barrios hebreos en las afueras de la ciudad y en 1915 la población sube hasta 100.000 habitantes.

El 9 de Diciembre de 1917, el General Allenby, acepta la rendición de los turcos y tres años después empieza el mandato británico en Palestina. A causa de la rivalidad entre árabes y judíos, Inglaterra renuncia al mandato en 1947. El 29 de Noviembre del mismo año, la ONU decide dividir el mando entre hebreos y árabes palestinenses. Algunas horas más tarde, el nuevo estado de Israel, recién nacido, se encuentra atacado en todos lados por sus vecinos árabes. El conflicto, ocurrido en 1948, se conoce con el nombre de Guerra de Independencia. Después de un año y medio fue definida la suspensión del tiro y la ciudad fue partida: la Ciudad Vieja y todos los lugares santos fueron añadidos a Jordania, la parte más occidental y moderna a Israel. En el corazón de Jerusalén fue levantado un muro y la población de los dos sectores quedó separada durante diecinueve años.

El 5 de junio de 1967 la artillería jordana dispara contra la parte hebrea de la ciudad; fue un acto imprudente y en cuarenta y ocho horas los hebreos lograron reunificar Jerusalén bajo su control. El 27 de Junio el Estado de Israel proclamó la anexión de la Ciudad Vieja y las murallas que dividían el sector oriental y el occidental fueron abatidas. Fue como si se hubiese derrumbado un dique. Todo el mundo acudió y algunos vieron la parte opuesta por primera vez. En esta excitación se formaron reuniones y grupos de personas. Desdichadamente, los judíos vueltos a entrar en la Ciudad Vieja se dieron cuenta con mucho dolor que los jordanos habían abatido las veintisiete sinagogas y numerosas escuelas de Talmud. Lo que se había salvado de la destrucción había sido transformado en letrina, establo o descarga. Pero el muro, el Muro de las Lamentaciones, quedaba todavía y muchos hebreos acudieron a la ciudad vieja parta tocar y besar aquellas antiguas piedras por primera vez en el curso de dos mil años. El nombre de "Muro Occidental" quiere subrayar que no sólo gente en lágrimas se acerca a él, como en el pasado, sino también personas alegres. El largo exilio se había acabado. Vueltos a su ciudad, los judíos han reconstruidos cariñosamente sus sinagogas, sus casas, las calles y las plazas. En el curso de los dos mil años de lejanía de la ciudad, los hebreos han cantado siempre el himno "el año que viene en Jerusalén". Ahora su esperanza de volver a Sión se ha hecho realidad.

Palabras claves
publicado por turisrael a las 07:30 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

ENRIKO PEKER

turismo israel jordania egipto

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Noviembre 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (144)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad